Iniciativa Ciudadana Europea (ICE)

La Iniciativa Ciudadana Europea comienza el 25 de septiembre de 2020

[wpcdt-countdown id=»11″]

Una Iniciativa  Ciudadana Europea (ICE) es un mecanismo de democracia real, a través del cual la ciudadanía europea puede someter a la Comisión y el Parlamento Europeos una propuesta para su discusión y posible aprobación. Consiste en recoger 1 millón de firmas y documentos de identidad de ciudadanos europeos que avalan la iniciativa. Y se deben recoger, como poco, en 7 países de la Unión Europea (UE), debiendo alcanzar en ellos unos números mínimos que dependen del número de diputados al Parlamento Europeo elegidos en cada Estado miembro. El período para la recogida de firmas y documentos es de 1 año. 

Una vez finalizada la campaña, y si ésta ha tenido éxito, tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo deberán otorgar audiencia al equipo organizador de la ICE, pronunciándose, además, sobre si apoyarán o no la propuesta y si tomarán acciones ulteriores para ponerla en marcha.

¿Y qué es lo que pretende esta ICE en concreto? Pide a la Comisión Europea que elabore una propuesta para introducir rentas básicas incondicionales en toda la UE, que reduzcan las disparidades regionales y fortalezcan la cohesión económica, social y territorial de la UE. Esta ICE llega en un momento muy oportuno, porque, debido a la gran crisis económica causada por la pandemia del coronavirus, los ingresos de los más débiles, como siempre, han decrecido extraordinariamente, mientras que, por el contrario, los de los más ricos se han incrementado. Una renta básica incondicional permanente serviría para redistribuir un poco mejor la riqueza y aumentar la igualdad, garantizando un futuro más a la medida de todas las personas y contribuyendo a evitar posibles catástrofes sociales. Eso por no mencionar el ingente beneficio psicológico que la RBUI aportaría, al disipar la angustia ante el futuro que un gran porcentaje de la población siente, debido a la inestabilidad del mercado laboral y la incertidumbre de los tiempos que nos ha tocado vivir.

La recogida de firmas comenzó el 25 de septiembre de 2020 y se extenderá hasta el 25 de septiembre de 2021. Se podrá hacer en papel, pero fundamentalmente se efectuará online,gracias a la plataforma de recogida de firmas electrónicas que facilita la UE.