Renta Básica Incondicional
Iniciativa Ciudadana Europea
Implantación de Rentas Básicas Incondicionales (RBI) en toda la UE

Manifiesto de Eureka, 7 de Abril Día Mundial de la Salud por una Renta Básica Universal e Incondicional

La actual pandemia está presionando nuestro Sistema Nacional de Salud. Un sistema ya de por sí afectado por las reducciones de presupuesto, tras al menos una década de obsesión por políticas de austeridad en los servicios públicos y desvío de fondos a empresas privadas, que se están haciendo cargo de los servicios sanitarios. En los últimos años se han ensanchado las desigualdades y precarizado aún más el empleo. Y esta situación afecta negativamente a la salud general, como han mostrado recientes estudios, que ven a la economía y a la salud como íntimamente relacionados.

Como individuos, esta pandemia nos ha obligado a cambiar nuestro estilo de vida. Cambios que afectan también a nuestra salud. Ha cambiado cómo nos relacionamos entre nosotras/os y con el entorno.

El neoliberalismo ha creado una situación de crecimiento insostenible y desequilibrado en lo que respecta a la salud, distribución de la riqueza y consumo de recursos. Producimos más comida por persona que la que necesitamos, sin dejar recuperarse al medioambiente. El dinero que dedicamos al sistema sanitario no es suficiente para mantener la salud de la población, porque se está dejando en manos privadas -que valoran principalmente el beneficio y no la salud pública- la prevención y la salud en su concepción biopsicosocial.

La Covid, además, nos ha hecho preocuparnos por el futuro. La mayoría dependemos de los ingresos de nuestro trabajo para afrontarlo. Pero podríamos no depender de eso. Una renta básica incondicional nos puede aliviar ese miedo. Nos puede permitir vivir de acuerdo a nuestros principios y valores.

En el pasado, necesitábamos crecimiento económico para sobrevivir. Pero hoy en día no lo necesitamos. Podemos vivir con más salud, más felices y más plenamente como individuos y como sociedad. Deberíamos hacerlo sin comprometer el medioambiente o nuestra salud, si adoptamos formas de vida más sostenibles. Ese cambio en la forma de vida debe dejar a un lado la producción de bienes y servicios que afectan negativamente a nuestra salud, tanto física como psicológica.

Algunos países han realizado experimentos de renta básica para evaluar cómo se palian estos problemas, agudizados por la pandemia. Son pagos mensuales, incondicionales, para cada persona. Se está comprobando que reduce la pobreza, reconoce la labor de las personas que realizan cuidados y crea una red de seguridad no sólo en términos económicos, sino sobre todo psicológicos.

Una renta básica incondicional nos permite tomar decisiones más saludables y sostenibles. Nos defiende colectivamente de riesgos como las adicciones (ludopatía, consumo de alcohol y drogas, ansiolíticos y antidepresivos, etc.), que están creciendo sobre todo en los jóvenes, que interiorizan que su futuro depende de la suerte. La salud también supone tener cubiertas las necesidades básicas para vivir con dignidad: vivienda, energía, transporte, educación, cuidados, etc.

Tenemos la oportunidad de dejar a un lado el sistema actual de crecimiento constante, que beneficia sólo a una minoría, y sustituirlo por un paradigma en el que la salud, desde un punto de vista integral, sea parte de un modo de vida más pleno.

La Renta Básica Universal Incondicional e Individual, al cubrir las necesidades básicas dignas para vivir proporcionaría la posibilidad a la Persona -núcleo de la Vida y la Sociedad- de decidir, tomar las medidas y poner todas sus capacidades para recuperar, subsanar, mantener y proteger la Salud Integral Personal -Corporal, Mental y Espiritual o de Conciencia Social-, y mejorar y evitar problemas en la Convivencia Social que afecten a toda la Salud Pública.

¡¡¡LA RENTA BÁSICA NOS PERMITIRÍA CONSEGUIRLO!!

Diálogos en torno a Renta Básica Incondicional y Mujer

El próximo martes 16 de marzo de 19:00 a 20:30 debatiremos vía Zoom sobre la Renta Básica Incondicional (RBI) y porqué es bueno para las mujeres. Participan:

Mayte Quintanilla de la Plataforma Eureka que nos hablara de RBI y de la Iniciativa Ciudadana Europea por una RBI.

Mari Carmen Pereira del colectivo RAPATI, contra las tutelas injustificadas que se realizan sobre todo a las familias monomarentales.

Consuelo de Stop Deshaucios Móstoles.

Carolina Elías del sindicato Sedoac, Servicio Doméstico Activo de trabajadoras del hogar.

Pilar Mateo Menéndez, activista feminista que hablará sobre la violencia estructural sobre las mujeres y la Renta Básica. Pertenece al grupo 8m Valdezarza- Dehesa de la Villa.

Datos de conexión:

PLATAFORMA EUREKA le está invitando a una reunión de Zoom programada.

Tema: Diálogos RBUI y Mujer
Día y Hora: 16 mar. 2021 07:00 p. m. Madrid

Unirse a la reunión Zoom
https://us02web.zoom.us/j/86195283726?pwd=clBIUitWNDFGVG9wb21qYzU2TUZJUT09

ID de reunión: 861 9528 3726
Código de acceso: 108968

MANIFIESTO EUREKA, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer desde 1975, apela a la conciencia de toda la sociedad. Desde una perspectiva histórica, podemos ver importantes avances en la igualdad de género, pero queda mucho por hacer. Miles de trabajadoras textiles salieron a las calles de NY un 8 de marzo de 1857, protestando por sus míseras condiciones laborales y reivindicando el fin del trabajo infantil. A lo largo de los siguientes años se sucedieron movilizaciones y huelgas en distintos países, reclamando también el derecho al voto, a trabajar, a formación. Los logros alcanzados se han conseguido en momentos de luchas sociales. Aislar al movimiento feminista de esta realidad le apartaría de su dimensión social. Actualmente, el auge y fuerza del feminismo neoliberal amenazan con alejar la lucha de la realidad social.  Las mujeres explotadas no son libres, aunque esta explotación provenga de mujeres; las mujeres dependientes económicamente de hombres o de empleos basura no son libres; la prostitución no es una opción laboral, los vientres de alquiler no son libres, sino que forman parte de un mercado donde las mujeres precarias son explotadas y su cuerpo pasa a ser una mercancía más.  Esta crisis sanitaria ha evidenciado la centralidad y necesidad de los trabajos de cuidados, de los servicios públicos, de las redes de apoyo y solidaridad ciudadana, mayormente sustentadas por mujeres. Estos servicios que son continuamente recortados y  privatizados. Los empleos donde se perciben sueldos de menor cuantía mayoritariamente están ocupados por mujeres, como es el caso del empleo del hogar o de la limpieza, donde trabajan casi en exclusividad, representando el 98% y sin ser dadas de alta en la Seguridad Social la mayoría de las veces.  En la UE sólo uno de cada tres jefes es mujer, cobrando éstas un 23,4% menos que sus compañeros.  Para los hombres, la familia supone un apoyo que les permite desarrollar su carrera profesional. Para las mujeres, en cambio, es el origen de una gran cantidad de tensiones entre el hogar y su profesión. El 90,93% de las excedencias solicitadas para el cuidado de los hijos han sido pedidas por mujeres, mientras que el 87,9% de las personas que abandonaron el mercado laboral para dedicarse a los cuidados también son mujeres.  Con la crisis económica derivada de la pandemia, las mujeres protagonizan las colas del hambre, el paro, la pobreza severa, la precariedad laboral y la exclusión social.  Exigimos urgentes medidas de redistribución de la riqueza que permitan cerrar la escandalosa brecha salarial tanto en población activa como en  pasiva.  La violencia de género, o violencia machista, ya suma 1.080 mujeres asesinadas y 32.000 mujeres que viven hoy en España con protección policial. Más de 2.800.000 mujeres de 16 o más años residentes en España han sufrido violencia sexual en algún momento de su vida. La lucha por la igualdad de género debe ir de la mano de la lucha por la igualdad social, porque supone derribar las mismas estructuras sociales de poder y explotación.  La Renta Básica Universal, Incondicional, Individual (no familiar) y Suficiente sería un importante apoyo para la autonomía de las mujeres, porque les permitiría poder decidir con quién vivir libre de violencias, dónde trabajar, cómo mejorar su formación, etc. Desde ahora hasta marzo de 2022, está en marcha una Iniciativa Ciudadana Europea por la Renta Básica Incondicional. Se trata de recoger un millón de firmas en Europa para que el Parlamento Europeo valore esta propuesta y aconseje a los distintos países su implementación. Mas información en www.rentabasicaincondicional.eu 

Firma por la Renta Básica Incondicional y abre el futuro